FacebookTwitter

Julieta Paris - Psicóloga y Antropóloga -Zaragoza - Gerona

el rincón

Lugar para la reflexión, por medio de palabras ajenas y recomendaciones literarias

Martes, 04 de Junio 2013
Cuando me Ame de Verdad. Charles Chaplin

 

Cuando me amé de verdad
comprendí que en cualquier circunstancia,
yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta,
y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad,
pude percibir que mi angustia,
y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal
de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad,
dejé de desear que mi vida fuera diferente,
y comencé a aceptar todo lo que acontece,
y que contribuye a mi crecimiento.
Hoy eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad,
comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona,
sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento,
o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad,
comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable:
personas, situaciones y cualquier cosa
que me empujara hacia abajo.
De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.
Hoy se llama… Amor Propio
 
Cuando me amé de verdad,
dejé de temer al tiempo libre
y desistí de hacer grandes planes,
abandoné los mega-proyectos de futuro.
Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta,
cuando quiero, y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad,
desistí de querer tener siempre la razón,
y así erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad,
desistí de quedarme reviviendo el pasado,
y preocupándome por el futuro.
Ahora, me mantengo en el presente,
que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.
Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad,
percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme.
Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón,
ella tiene una gran y valioso aliado.
Todo eso es… Saber Vivir

No debemos tener miedo de afrontarnos,
de hecho hasta los planetas chocan,
y del caos suelen nacer la mayoría de las estrellas.
Lunes, 13 de Mayo 2013
El Carbon

 

EL SACO DE CARBON

Un día, Jaimito entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto. Su padre, lo llamó. Jaimito, lo siguió, diciendo en forma irritada:

- Papá, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Pedrito no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarlo!

Su padre, un hombre simple, pero lleno de sabiduría, escuchaba con calma al hijo quien continuaba diciendo:

- Imagínate que el estúpido de Pedrito me humilló frente a mis amigos. ¡No acepto eso! Me gustaría que él se enfermara para que no pudiera ir más a la escuela.

El padre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa, de donde tomó un saco lleno de carbón el cual llevó hasta el final del jardín y le propuso:

- ¿Ves aquella camisa blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que es Pedrito y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él. Tírale todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regreso para ver como quedó.

El niño lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones pero como el tendedero estaba lejos, pocos de ellos acertaron la camisa.

Cuando, el padre regresó y le preguntó:

- Hijo ¿Qué tal te sientes?

- Cansado pero alegre. Acerté algunos pedazos de carbón a la camisa.

El padre tomó al niño de la mano y le dijo: - Ven conmigo quiero mostrarte algo.

Lo colocó frente a un espejo que le permite ver todo su cuerpo.... ¡Qué susto! Estaba todo negro y sólo se le veían los dientes y los ojos. En ese momento el padre dijo:

- Hijo, como pudiste observar la camisa quedó un poco sucia pero no es comparable a lo sucio que quedaste tú. El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queremos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos y la suciedad siempre queda en nosotros mismos.

Viernes, 10 de Mayo 2013
Itaca. Kavafis

 

Cuando emprendas el regreso a Itaca,
ruega que el camino sea largo,
lleno de aventuras, de conocimiento.
A los Lestrigones y los Cíclopes,
al irritado Poseidón, no les temas;
no hallarás tales cosas en tu camino
si tu pensamiento es elevado, si una sublime
emoción embarga tu espíritu y tu cuerpo.
A los Lestrigones y los Cíclopes,
al feroz Poseidón, no los encontrarás
si no los llevas en tu alma,
si tu alma no los pone ante ti.

Ruega que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que lleno de placer y alegría
entres a puertos vistos por primera vez;
detente en los mercados fenicios
y adquiere hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano,
y toda clase de perfumes voluptuosos,
todos los perfumes voluptuosos que puedas;
visita muchas ciudades egipcias
para aprender más y más de los sabios.

Ten siempre en tu mente a Itaca.
Tu meta es llegar allí.
Pero no apresures de ninguna manera el viaje.
Mejor que dure muchos años,
y viejo ya ancles en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que Itaca te dé riquezas.

Itaca te dio el hermoso viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Pero ya no tiene nada para darte.
Y si la encuentras pobre, Itaca no te ha engañado.
Tan sabio como has llegado a ser, con tanta experiencia,
ya habrás comprendido qué significan las Itacas.

C. Kavafis
Jueves, 09 de Mayo 2013
Credo

Creo que la imaginación es más fuerte que la sabiduría.

Que el mito es más potente que la historia.

Que los sueños son más poderosos que los hechos.

Que la esperanza siempre triunfa sobre la experiencia.

Que la risa es el único remedio para el dolor.

Y creo que el Amor es más fuerte que la muerte.

 

Robert Fulghum.

Martes, 07 de Mayo 2013
El Satori del Atleta

En el deporte la palabra SATORI describe un estado de armonía entre el cuerpo, la mente y las emociones, en el que el atleta es capaz de rendir al máximo. En este estado, la experiencia que se describe se centra en algunos aspectos: 

La mente, liberada de distracciones internas, no es más que pura atención en el instante presente.

Las emociones, liberadas de toda tensión incómoda, se manifiestan como una pura motivación.

El cuerpo, completamente relajado y lleno de energía es sensible y está abierto a la vida.

Cuanto todo esto sucede de manera simultánea, el deportista da lo mejor de si. En ese momento las emociones se encuentran aisladas del cuerpo, que está atento y dinámico, un estado que todos los deportistas experimentan en algún momento. 

Podemos alcanzar el SATORI con un Entrenamiento en Mindfulness. 

Sabado, 04 de Mayo 2013
"Todo lo que necesito saber lo aprendi en la Guarderia"

"La mayor parte de lo que necesito saber acerca de cómo vivir, qué hacer y cómo ser, lo aprendí en kindergarten. La sabiduría no está al final de la cima o de aquella montaña que es la universidad, sino está en la caja de arena del jardín parvulario.
Estas son las cosas que yo aprendí: compartirlo todo, jugar justamente, no golpear a la gente, poner las cosas donde las encontré. Limpiar mi desorden. No tomar las cosas que no son mías. Decir que lo siento mucho cuando hiero a alguien. Lavarme las manos antes de comer. Comer galletitas y leche caliente, es bueno para tener una dieta balanceada. Aprender a pensar un poco, dibujar, cantar, pintar, bailar, trabajar un poco cada día. Al salir al mundo ver el tráfico, agarrarnos de las manos y estar juntos. Estar consciente de lo maravilloso. Acordarme de las pequeñas semillas en el botecito plástico. Las raíces van para arriba y nadie sabe realmente ni como ni por qué, sin embargo, todos nosotros somos de esa manera. Los pececitos, los conejillos de indias, los ratoncitos blancos e incluso las pequeñas semillas del botecito plástico, mueren lo mismo que nosotros. Y recuerdo el primer libro de lectura, la primera palabra que aprendí y la más grande de todas MIRA!!
Todo lo que necesitas esta allí en alguna parte. La regla de oro: amor, normas básicas de la higiene, ecología, política y una vida sana.
Piensa de qué manera sería el mundo, si todos, el mundo entero, tuviera galletas y leche caliente a las cuatro de la tarde; y después se acostaran con su colcha para hacer una siesta. O si todos tuviéramos una regla básica en el país y en los otros países: Siempre poner las cosas en el lugar donde las encontramos y limpiar nuestro desorden. Esto sigue siendo verdad, no importa la edad que tenga.
Cuando salimos al mundo, lo mejor es agarrarnos de la mano y mantenernos juntos.

 

Robert Fulghum

Viernes, 03 de Mayo 2013
El Poder de la Palabra

 

En las islas Salomón, en el sur del Pacífico, algunos lugareños practican una forma única de tala de árboles. Si un árbol es demasiado grande para ser talado con un hacha, los nativos lo hacen caer a gritos. (No tengo a mano el artículo, pero juro que lo he leído.)

 

Los leñadores con poderes especiales se suben a un árbol exactamente al amanecer y,de pronto, le gritan con toda la fuerza de sus pulmones. Lo harán durante treinta días. El árbol muere y se derrumba. La teoría es que los gritos matan el espíritu del árbol. Según los lugareños da siempre resultado.

¡Ay, esos pobres inocentes ingenuos! ¡Qué extraños y encantadores hábitos los de la jungla! Gritarles a los árboles, vaya cosa. ¡Qué primitivo! Lástima que no tengan las ventajas de la tecnología moderna y de la mentalidad científica.

 

¿Y yo? Yo le grito a mi mujer. Y le grito al teléfono y a la segadora de césped. Y grito a la televisión y al periódico y a mis hijos. Incluso se dice que he agitado el puño y le he gritado al cielo algunas veces. El hombre de la puerta de al lado le grita mucho a su coche. Y este verano le oí gritarle a una escalera de tijera durante casi toda una tarde.

Nosotros, la gente educada, urbana y moderna, le gritamos al tráfico y a los árbitros y a las facturas y a los bancos y a las máquinas… sobre todo a las máquinas. Las máquinas y los parientes se llevan la mayor parte de los gritos.

 

Yo no sé lo que hay de bueno en ello. Las máquinas y las cosas siguen en su sitio. Ni siquiera darles patadas sirve a veces para nada. En cuanto a las personas, bueno, los isleños de Salomón pueden apuntarse un tanto. Gritarles a cosa vivas puede hacer que muera el espíritu que hay en ellas.

 

Los palos y las piedras pueden romper nuestros huesos, pero las palabras rompen nuestros corazones.

Robert Fulghum

Palabras al vuelo

Viernes, 05 de Abril 2013
Reflexion

 

 

El ganador dice: "Vamos a ver."
El perdedor dice: "Nadie sabe."
Cuando el ganador comete un error, dice: "Estoy errado, me equivoqué."
Cuando el perdedor comete un error, dice: "La culpa no fue mía."
El ganador cree en la buena suerte,
incluso cuando no fue buena.
Es optimista.
El perdedor lamenta su "mala suerte", aun cuando no siempre
haya sido tan mala.
El ganador sabe cómo y cuándo decir "sí" y "no".
El perdedor dice "sí, pero" y "tal vez no", en mal momento y con 
malas razones.
El ganador trabaja más que el perdedor, y tiene más tiempo.
El perdedor está siempre "muy ocupado" para hacer aquello que
es necesario.
El ganador enfrenta el problema.
El perdedor rodea el problema.
El ganador asume compromisos.
El perdedor hace promesas.
El ganador se queda triste cuando no puede hacer más.
El perdedor pide "disculpas",
pero hace lo mismo en la próxima
ocasión.
El ganador sabe el porqué de su esfuerzo y de su lucha, y cuando asumir compromisos.
El perdedor se compromete cuando no debe, y lucha por aquello 
que no le conviene.
El ganador dice: "Estoy bien, pero no tanto como debería estar."
El perdedor dice: "Hay mucha gente peor que yo."
El ganador escucha.
El perdedor casi no espera su
turno para hablar.
El ganador prefiere ser admirado a ser amado pero logra ambas cosas.
El perdedor prefiere ser amado a ser admirado.
El ganador se siente lo bastante
fuerte como para ser gentil.
El perdedor no se muestra amable con los demás, sino débil y, con frecuencia se muestra cansado.
 El ganador respeta a sus superiores, y procura aprender algo de ellos.
El perdedor guarda rencor y acumula resentimientos contra 
los superiores y hasta monta intrigas contra ellos.
El ganador da explicaciones.
El perdedor busca justificarse.
El ganador se siente responsable
de llegar siempre a más.
El perdedor dice: "Solamente trabajo aquí."
El ganador dice: "Debe haber una manera mejor de hacer esto."
El perdedor dice: "Esto siempre se ha hecho así".
El ganador sabe controlarse.
El perdedor sólo tiene dos velocidades: una histérica y la otra letárgica.


Dr. Whitt N. Schultz

 

Miercoles, 27 de Marzo 2013
Cielo e Infierno

Érase una vez en un lejano reino, más allá de los mares del Este, que se encontraban dos amigos, cuya curiosidad y deseo de saber acerca del bien y del mal los hizo un día dirigirse a la cabaña del sabio Lang, con ánimo de interrogarlo. 

Una vez en su interior le preguntaron al sabio: 

- "DInos, anciano, ¿Qué diferencia existe entre el cielo y el infierno?"

El Sabio contestó:

- "Veo una montaña de arroz recién conocido, humeante y sabroso. A su alrededor hay muchos hombres y mujeres fámelicos y hambrientos, víctimas de agitadas convulsiones de deseo y frustración. Sus palillos son más largos que sus brazos y por ello, cuando prenden el arroz, no pueden hacerlo llegar a su boca ansiosa".

Un rumor se exclamó entre los allí reunidos...

Más tarde el sabio prosiguió y dijo: 

- "Veo también otra montaña de arroz recién cocinado, humeante y sabroso. A su alrededor hay muchos hombres y mujeres alegres y sanos que miran a su alrededor con satisfacción y benevolencia. Sus palillos también son más largos que sus brazos... Sin embargo, han decidido darse la comida los unos a los otros". 

Viernes, 15 de Marzo 2013
Hoy, Antes del Alba... Walt Whitman

 

Hoy, antes del alba, subí a las colinas,
miré los cielos apretados de luminarias
y le dije a mi espíritu: cuando conozcamos
todos estos mundos y el placer y la sabiduría
de todas las cosas que contienen,

¿estaremos tranquilos y satisfechos?
Y mi espíritu dijo: No, 
ganaremos esas alturas sólo para seguir adelante.”

Walt Whitman

<< 1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11   >>


Girona:
Plaza Independencia 14, Principal 1ª. 17001 - Girona 607 84 75 26

consulta@julietaparis.es